Seis cosas maravillosas que hacer en San Cristóbal de las Casas

Cuando viajas ofreciendo tu trabajo a cambio de alojamiento, siempre llegas a conocer de forma muy diferente aquellos lugares turísticos que, durante un viaje normal, te acabarían hastiando. Así nos ocurrió con la maravillosa San Cristóbal de las Casas, una ciudad mágica que, por desgracia, ha sido tomada por los pi-hippies californianos y el turismo regional masivo.

When your way of travelling is working in exchange of accommodation, you get to know those touristy places you’d usually get sick of in a completely different way. That’s what happened to us in San Cristóbal de Las Casas, a magical town that has been taken over by “alternative” North-Americans and massive regional tourism.

DSC_0182
La magia de las calles de Sancris

Pero San Cristóbal es mucho más. Fundada por Diego de Mazariegos en 1528 bajo el nombre de Villa Real de Chiapa, la ciudad tuvo varios pseudónimos antes de acabar designándose San Cristóbal de las Casas. Fue en 1848 cuando se le añadió este sobrenombre, en honor al primer obispo de la villa: el famoso defensor de los indígenas Fray Bartolomé de las Casas.

But San Cristóbal is so much more than that. It was founded by Diego de Mazariegos in 1528 and named Villa Real de Chiapa, but it had many more names until it got to San Cristóbal de las Casas in 1848, honouring the town’s first bishop, Bartolomé de las Casas, the defender of indigenous people.

DSC_0078
Los Mexicanos, nuestra iglesia favorita por sus colores y el ambiente de la plaza en la que se encuentra. Fue allí donde aprendimos nuestras primeras palabras en tzotzil. / Los Mexicanos (the Mexicans), a church we loved because of its colours and the atmosphere of its square, where we learnt our first words in tzotzil.

¿Qué nos atrajo de esta ciudad? / What draw us to San Cristóbal

Llevábamos tres meses diluyéndonos entre aldeas de 50-100 habitantes y un pueblo donde lo más excitante que te puede ocurrir es que la tortilla de harina que has pedido lleve aguacate. Llegar a Sancris fue como un golpe de actividad y un horizonte de posibilidades. La ciudad está llena de bares, museos, música callejera… Nos atrajeron muchísimo los lugares no frecuentados por turistas y fue así cómo llegamos a conocer la ciudad con un poquito de profundidad.

We had been hanging around 100 inhabitant villages and a small town where the most exciting thing that can happen to you is finding avocado inside the wheat tortilla you ordered. Getting to Sancris was like plunging into a world of activity and possibilities: museums, bars, street music… We started visiting the less touristy places and discovered the town a bit more deeply.

Chiapas (654)
Alrededores de una de nuestras librerías favoritas / One of our favourite bookshops’ street

Pero… ¿qué fuimos realmente a hacer en San Cristóbal? Trabajar en un hostal llamado Akumal. El lugar está regentado por un oaxaqueño enamorado de sus orígenes y el baile. Pero Ángel es mucho más que eso. Es un chico comprometido con su trabajo, siempre intentando ofrecer la mejor hospitalidad, unos servicios de calidad y unos desayunos que hasta la Lonely Planet se derrite cuando habla de ellos. Desde un principio tuvimos claras nuestras funciones: yo me dedicaría a trabajos más físicos y Alba prepararía los desayunos y mantendría en orden el hostal. Se trata de un hostal pequeño, para doce personas, así que el trabajo no era duro. Además de estas funciones, ambos trataríamos de mantener una buena vibra, cantando y tocando la guitarra, conversando y cocinando con los huéspedes.

But… Why did we go to San Cristóbal in the first place? Because we would work at a hostel called Akumal. It is owned by Angel, a Oaxacan man who likes to spread the love for his Mexican state and dancing. But Angel is way more than that: he’s very engaged when it comes to work; his hospitality, the services he offers and especially his breakfasts made Akumal one of the few hostels included in the Lonely Planet guide. We knew from the start that I would be taking care of physical work while Alba would make breakfasts and keep everything in order. The hostel was quite small, for a maximum of 12 people, so it wasn’t hard. We were also supposed to keep a nice vibe, chatting and cooking with guests, playing guitar and singing…

Chiapas (421)
Trabajando la madera / Working with wood
Chiapas (656)
Resultados… / The results

Alba trabajaba desde las 7 de la mañana y acababa a las 12, yo entraba a las 18 y finalizaba a las 23. Estos nos permitía tener 6 horas para explorar la ciudad juntos cada día, o incluso viajar a otros lugares cercanos. Aquí os presento seis cosas que recomiendo hacer para pasar unos días maravillosos en Sancris:

Alba worked from 7 am till 12 pm, while I worked from 6 to 11 pm. This allowed us six hours together to explore the town or even travel to places close by. There are six activities I recommend to make the stay in Sancris marvellous:

1. Ver la puesta de Sol desde la Iglesia de Guadalupe

La iglesia, que data del año 1835, es una de las más interesantes de San Cristóbal. Adentrarse en su interior es toda una experiencia para aquellos que no están familiarizados con las expresiones escultóricas mexicanas. Detallismo del nivel pestañas postizas y pelucas de pelo natural, que vamos a obviar por razones estéticas para con nuestro blog. Lo mejor es ir por la tarde para poder disfrutar de una maravillosa vista del pueblo y observar cómo el sol se pierde lentamente detrás de las montañas.

1. Seeing the sunset from Guadalupe Church

The church, built in 1835, is one of the most interesting in Sancris. To get inside is quite an experience for those unfamiliar with Mexican sculptural expressions. Details like fake eyelashes or natural hair wigs… We won’t post pictures because aesthetics (we have to protect our blog!). It is very nice to go there in the evening to enjoy a fantastic view over the town and to see the sun slowly setting behind the mountains.

DSC_0056

2. Cine y Libros

Después de tanto tiempo leyendo la palabra ‘Librería’ en cada esquina y acabar entrando en el negocio para llevarnos la desilusión de que en realidad fuera una papelería (Welcome to Guatemala), llegar a San Cristóbal de las Casas fue un éxtasis literario. No solamente por la inmensa cantidad de libros que había en el hostal, sino también por las librerías (de verdad) que se repartían por la ciudad. Entre nuestras favoritas se encontraban:

Librería Soluna. Acá podemos encontrar una gran variedad de narrativa alternativa, historia de Chiapas, México y el movimiento zapatista, pósters a buen precio,  etc. Además, se venden objetos de papelería muy lindos, hechos a mano por gente de la ciudad.

Bazar del Viejo Tío Pony. El dueño te recibe en su propia casa para ofrecerte libros de segunda mano a precios muy interesantes. Fue en este lugar donde pudimos comprar algún librillo para llevar a la escuela, a 10 pesos mexicanos cada uno.

Tienda de artesanía en el barrio de la Merced. Completa nuestro top 3 esta tienda de telares artesanales en la que encontramos montañas de libros que se ofertan para un intercambio, la cual no recordamos exactamente dónde se encuentra.

Otro de nuestros descubrimientos fue Kinoki, un bar y cine independiente dónde se proyectan cada día películas alternativas y documentales, además de hospedar cinedebates y charlas.

2. Books and cinema

Living in Guatemala, we had grown used to the Librerías (‘bookstore’ in Spain) selling nothing but paper and pens. After months being apart from books, getting to Sancris was literary bliss. This not only because of the great number of books we could find at our hostel but also because of the (actual) bookstores we found around the city. Our favourites were:

Librería Soluna, where we found a great deal of alternative novels, history of Chiapas, Mexico and the zapatista movement, nice posters, etc. We saw also beautiful stationery objects handmade by local people.

Bazar del Viejo Tío Pony, where you get into a private house to see loads of second hand books at very interesting prices. There we finally got some books to take back to the school for 10 pesos each.

Handmade fabric shop. Unexpectedly enough, inside of a traditional fabric store we found mountains of books for exchange (not sale) only.

Another of our big discoveries was Kinoki, an independent café and cinema where one can go watch alternative films and documentaries and attend debates about them.

DSC_0158
Santa Lucía

3. Salir a bailar al Revolución

Como os comenté con anterioridad, nuestro jefe era un bailarín excepcional y, por ende, tenía un buen grupo de amigos con los que gustaba salir a bailar y tomar algo. Uno de los mejores lugares para salir a bailar, con música en directo que cambia cada día de estilo, es el Revolución, en el andador principal. Nosotros fuimos la noche de puro baile latino. Yo todavía no sabía nada sobre la salsa, el merengue o la cumbia (estamos aprendiendo, con muy buenos resultados). Alba, sin embargo, salió a bailar con Ángel y nos dejó a todos boquiabiertos, ya que nadie esperaba que pudiera moverse y captar los pasos tan rápido. ¡Parecía una profesional!

Fue en estos momentos cuando nos dimos cuenta de lo sencillo que era crearse una vida en Sancris, de como fluye todo en la ciudad. Nos costó menos de una semana sentirnos como en casa, tener un grupo de amigos y sabernos el mapa de la ciudad como la palma de nuestra mano.

3. Go out to dance at Revolución

As I said before, our boss was a great dancer and had a group of friends with whom he enjoyed his nights out. One of the best places to go out dancing was Revolución, at the main street, which had live music of a different style everyday. We went there on the Latin dance night and, while I still didn’t know much about salsa, merengue or cumbia (we’re still learning!), Alba danced with Angel and it was a great surprise, as we didn’t expect her to get the rhythm and the moves that fast. She looked like a professional!

It was then when we realised how easy it was to form a life in Sancris, how everything flows in the city. It took us less than a week to feel home, to have a group of friends and to know the streets by heart. 

Chiapas (601)
Vista desde El Cerrillo. Muy cerquita del mercado

4. Comprar tu almuerzo en el mercado

Dicen que el mercado de Sancris es de los más variados y económicos de todo México. Nosotros nos aficionamos pronto a perdernos por él. Una de las especialidades culinarias de Alba, pasta con aguacate, en Chiapas sale más rica y barata. Una bolsa de 4-5 aguacates no pasaba de los 10 pesos (50 céntimos), y así con todo. Yo hice gazpacho más de una y dos veces, además de un delicioso pisto manchego. Alba sorprendió a mi paladar con una rica sopa de verduras justo cuando más la necesitaba.

4. Getting our lunch in the market

They say San Cristóbal’s is one of Mexico’s most diverse and inexpensive markets. It didn’t take long for us to love getting lost among its stalls. One of Alba’s specialties, avocado pasta, is cheaper and nicer in Chiapas, where women would hand out plastic bags filled with 4-5 avocados for 10 Mexican pesos ($0.5), and everything had such low prices we cooked all week long. I made gazpacho and pisto manchego and Alba surprised me with a tasty veggie soup right when I needed it the most.

5. Perderse por la ciudad en busca del Arte Urbano

Como toda ciudad alternativa llena de gente con la mente y los ojos abiertos, Sancris también posee un maravilloso museo al aire libre repartido entre sus coloniales calles. Es muy interesante observar la variedad de artistas y estilos, con temáticas muy diferentes.

5. Exploring the street art

As any alternative town full of people with open eyes and mind, Sancris is an amazing open-air museum spreading around the colonial streets. It’s quite interesting to see the diverse artists, styles and paintings about many different topics.

Chiapas (441)

Chiapas (431)

Una cosa muy interesante son sus mensajes reivindicativos, que nos muestran una ciudad muy comprometida con la lucha por los derechos sociales y la mejora de las necesidades de su gente.

Its protest messages show that the city is very engaged in the fight for social justice and for a better society with fulfilled needs.

Chiapas (430)

6. Artesanía en Santo Domingo

DSC_0194

Por último, el mercado de artesanías de Santo Domingo es enorme y se encuentra al lado de la que es, sin lugar a dudas, la iglesia más bella de la ciudad. Su fachada es una de las joyas de la arquitectura colonial de Chiapas y todo México. Antiguo monasterio, las habitaciones conventuales forman parte del actual Museo de los Altos de Chiapas, famoso por contener una magnífica colección de ejemplos textiles indígenas, además de contar la historia de los Altos, un antiguo estado que estuvo formado por gran parte de Guatemala y Chiapas. Después de ver la iglesia y el museo, y si eres amante de las compras, piérdete un poco entre los puestos y podrás encontrar cosas tan curiosas como las muñequitas zapatistas, descendientes directas de las tradicionales muñecas chamulitas.

6. Handcrafts market in Santo Domingo

Finally, we can find this huge handcrafts market right by the most beautiful church in the whole city. Its façade is one of the highlights of the colonial architecture in Chiapas and Mexico. An old monastery, the old convent cells are now part of the Museo de los Altos de Chiapas, which contains a great collection of indigenous fabric, and it tells the history of Los Altos, an old state formed by parts of Chiapas and Guatemala. After seeing the church and the museum, if you like shopping you can get into the market to find many curiosities, such as the zapatista dolls, direct descendants of the traditional chamulita dolls.

PD: Antes de irnos recomendamos encarecidamente la visita a la cenaduría de nombre El Colibrí, en la que sirven tlayudas… y lo que a nosotros más nos apasionó: unas ricas quesadillas completas con flor de calabaza, epazote o champiñones, además del rico café, el chocolate caliente o el agua de horchata que sirven para tomar.

PS. We recommend a visit to the restaurant El Colibrí, in which you’ll be able to eat tlayudas… and what we loved the most, delicious quesadillas with pumpkin flower, mushrooms or epazote. Don’t forget to taste the lovely coffee, chocolate and horchata!

Semana Santa en Centro América

Acostumbrado a vivir la Semana Santa en uno de los lugares donde se celebra con más pasión, encontrarme en un país como Guatemala durante estos días fue perfecto para analizar cómo esa devoción y entrega, tan típicas de la Semana Santa andaluza, fueron traspasadas a la América Colonial.

Used as I am to living Easter in one of the places where it is celebrated with the most passion, to find myself in a country such as Guatemala during these days was perfect to analyse how the typical Andalusian devotion and abnegation were taken into colonial America.

IMG_20170414_123710495_HDR~2
Todo preparado en Panajachel.

Nuestro primer encuentro con el fenómeno de las procesiones se produjo en San Cristóbal de las Casas, todavía cuando nos encontrábamos en México. Estaba pintando una estantería (parte de mis trabajos remunerados con una buena cama y un rico desayuno) cuando escuché una pequeña ‘banda’ de música pasar por delante de la puerta. El desfile estaba formado por dos camiones de tipo ‘picop’ que portaban una imagen de Jesucristo sentado cada uno, además de dos hombres cuya función era velar por la seguridad de la figura correspondiente. Este cortejo era seguido de una amalgama de personas realizando diferentes funciones: niños vestidos con gorros, túnicas de colores y máscaras, señoras con velas y/o ramos de flores y la banda de música (que más parecía una charanga).

We first met the procession phenomenon in San Cristóbal de las Casas, when we were still in Mexico. I was painting a shelf (part of my work in exchange of a good bed and a nice breakfast) when I heard a small music band pass by our door. The parade consisted of two pick ups, each carrying an image of Jesus and two actual men whose purpose was to take care of the figure’s safety. They were followed by mixture of people with different roles: children wearing hats, colourful tunics and masks, ladies with candles and/or flowers and a (quite festive) music band.

Quería pararme a analizar la primera figura que he nombrado, lo que en Chiapas conocen como el parachico. Los parachicos son danzantes tradicionales cuyo origen se remonta al siglo XVII. Cuenta la leyenda que en tiempos de la conquista, un día una mujer muy hermosa buscaba una cura para su hijo enfermo pero, tras haber visitado a todo tipo de médicos y curanderos, no conseguía encontrar un remedio “para el chico”. Alguien le dijo que fuera a Chiapas donde seguramente encontraría la cura. La mujer y su hjo se instalaron en Chiapa de Corzo, cerca del Cañón del Sumidero, donde bañaba a su hijo a diario. El agua pura del Cañón curó al hijo y a mujer, de la felicidad que tenía, donó al pueblo víveres, cereales, ganado, además de construir hospitales y colegios. Se dice que como agradecimiento los chiapanecos se pusieron a bailar disfrazados y pintados para parecer blancos, como la madre del pequeño, intentando que éste no se asustara.

I would like to talk about the children in disguise I’ve talked about, a figure known in Chiapas as ‘parachico’. Parachicos are traditional dancers whose origin goes back to the 17th century. There is a legend telling that, once upon a time in times of the Conquista, a beautiful woman looked for a cure for her sick son but, after visiting all kind of doctors and healers, she was not able to find a medicine “para el chico” (“for the boy”). Someone told her to go to Chiapas, where she would surely find a cure. She and her son moved to Chiapa de Corzo, near to el Cañón del Sumidero, where she gave her son daily baths. The pure water in el Cañón cured the kid, and the woman was so glad that she gave the villagers all kind of vegetables, cereal and animals, in addition of founding hospitals and schools. To show their gratitude, the Chiapans started dancing in disguise and with white paint on their faces to look like the kid’s mum to avoid scaring him.

CSC_0802
Mujeres y niños elaborando palmas de diversas formas (Comitán).

También en San Cristóbal, cuando nos dirigíamos hacia el punto desde el que queríamos pedir ride, vimos el desfile procesional que se realiza el Domingo de Ramos, emulando la entrada de Jesús en Jerusalén. Lo más curioso de esta tradición es que, al contrario de cómo se hace en Andalucía, con ramas de olivo, aquí se utilizan unas cruces hechas con hojas de palma. Tras la procesión los creyentes llevan las palmas a sus hogares y las colocan detrás de la puerta para proteger su casa. Esas mismas hojas al año siguiente son quemadas para el Miércoles de ceniza. Es muy recurrente ver a mujeres y hombres indígenas elaborando estos en las calles para venderlos, algo que vimos sobre todo en Comitán de Domínguez.

It was also in San Cristóbal, as we were heading to a good place to hitchhike, that we saw the typical Palm Sunday procession, commemorating Jesus’ entry in Jerusalem. What caught my attention was that, instead of using olive tree branches, as they do in Andalusia, they carry crosses made of palm leaves. After the parade, the faithful bring the palm home and put them behind the door to protect their houses. After a year, they burn the leaves during Ash Wednesday. It is normal to see indigenous women and men elaborating those on the streets to sell them, as we saw in Comitán de Domínguez.

IMG_20170412_181832960
Alfombra elaborada con serrín, frutas y hortalizas (Huehuetenango).

Al llegar a Guatemala nuestro primer destino fue Huehuetenango, más conocido como Huehue. Allí nos encontramos con una ciudad decorada con telas moradas, el color universal de la Semana Santa Católica, pero sin señales de procesiones ni nada por el estilo. Hablando con gente local nos comentaban que aquel día (Miércoles Santo) habría concierto de Marimba en el parque Central, y que no sería hasta mañana cuando pudiésemos disfrutar de una procesión, pero no como nos la imaginábamos. En Huehue es tradición llevar a cabo una representación en vivo de la Pasión de Cristo. Como el tiempo corría en nuestra contra decidimos dejar para otra ocasión aquella Pasión teatralizada y dirigirnos a Quetzaltenango, allí veríamos, por fin, nuestra primera procesión en condiciones.

Once across the Guatemalan border, our first destination was Huehuetenango (Huehue). We found ourselves in a city that was covered with purple cloth, the universal colour for the Catholic Holy Week, but with no sign of processions. When we talked to locals, they told us that there was going to be a Marimba concert that day (Holy Wednesday) on the Central Square, and a procession would not take place until the next day. However, it would not be as we imagined – the tradition in Huehue is to perform a live representation of the Passion of Christ. Time was running against us, so we decided to leave the show for the next time and head to Quetzaltenango (Xela), where we would finally see an actual procession. 

DSC_0897~2
Procesión por las calles de Xela.

Xela es una ciudad preciosa. Si bien es cierto que parece muy europea, eso no le roba el encanto Centroamericano, que le da un toque mágico. De su magnífica catedral salió una de las procesiones de las que pudimos disfrutar aquel día, se trataba de un Nazareno portando la cruz, seguido de la Virgen de la Soledad. Lo que más me sorprendió fue que el desfile estaba compuesto de dos partes muy diferenciadas. Por un lado los hombres, de traje y corbata, caminaban delante del Jesús turnándose para llevarlo en sus hombros. Detrás salieron las mujeres, con trajes de corte tradicionales, que hacían flotar a la virgen entre colores. Cada uno de los pasos con su respectiva banda de música.

Xela is a beautiful town. Although its quite European appearance, there is a kind of Mesoamerican charm to it that adds a magic touch. From its magnificent cathedral went one of the processions we would enjoy that day: a figure Jesus carrying his cross, followed by one of Our Lady of Solitude. What surprised me the most was the fact that the parade consisted of two very differentiated parts. On one side the men, all suited up, walked in front of Christ taking turns to carry it. After them came the women,  wearing their elegant traditional ‘cortes’, making the virgin float in colours. Each one of the parades had its own music band.

DSC_0884
Mujeres llevando a la virgen en Xela.

Fue también en Quetzaltenango donde observamos algo que, de nuevo, nos resultó curiosísimo. Y es que, bajando por una de las calles principales, surgió una procesión de niños que portaban pequeñas imágenes. Los niños una de Jesús Nazareno, y las niñas una Virgen de los Dolores. Su tiempo de recorrido era de seis horas y salieron de la bonita iglesia de San Nicolás.

It was also in Quetzaltenango we saw something we found quite funny: going down one of the main streets, we bumped into a childrens’ procession, carrying smaller figures. The boys were carrying a figure of Christ and the girls, our Lady of Sorrows. They would go around for six hours after departing from the church of San Nicolás.

DSC_0890
Experiencia.

En Panajachel, pueblo al que llegamos de casualidad, quedan reminiscencias de su pasado auténtico, maya y colonial (otro tipo de neocolonialismo que bautizamos como “pihippismo destructor” ha acabado con la zona). La iglesia de San Francisco es espléndida, su portada está intacta y muchos indígenas sentados a su vera crean un ambiente muy especial. Todo ello acompañado, no sólo por alfombras, sino por todo un aparato decorativo cuya base eran los embellecimientos frutales y vegetales. La procesión que tuvimos el gusto de ver era parecida a la del día anterior en Xela, mismo modus operandi.

DSC_1032.JPG
Heroínas.

It was a coincidence that we got to Panajachel but there we were able to enjoy the few reminiscences of its authentic Mayan and colonial past under the “destruction” of a new kind of colonialism, white “hippies” that have settled there. San Francisco Church is marvelous, its gate has remained intact and there are many indigenous people sitting around it creating quite a special atmosphere. What we found around it was more than just carpets: they had decorated everything with fruits and vegetables. The procession we saw there was similar to the one in Xela.

DSC_1025
Lástima que no tengo fotos de las pestañas.

Y qué contaros de Antigua… Tras una entrada triunfal de pie en una picop, nos bajamos y allí salimos dispuestos a comernos la ciudad. Podríamos hablar de los pasos, cuán antiguos son y la serenidad que desprenden pero, si hay algo en lo que Antigua supera a sus hermanas guatemaltecas es en el arte de elaborar alfombras. En algunas partes de España e Hispanoamérica es habitual realizar estas alfombras, aunque es en Guatemala donde la tradición está más arraigada y los diseños son más espectaculares. Esta expresión que mezcla arte y fe tiene su origen allá por el siglo XIV, evolucionando de otra que consistía en sembrar el camino de las procesiones follajes, romero, flores amarillas, azules y pétalos de flores (rosas y claveles especialmente). Las alfombras están elaboradas con flores, arena y aserrín teñido, aunque también podemos encontrar desde frutas y vegetales a espigas de maíz o velas. También fue en Antigua donde tuvimos ocasión de catar las corbatas, típicas de Semana Santa.

What should I say about Antigua… After a triumphal entry standing on a pickup, we got down and went ahead to make the most out of the town. We could talk about the processions, how old and how serene they are, but what makes Antigua really special in comparison to other Guatemalan towns is the art of making alfombras (carpets made out of sawdust, sand and other materials). In some parts of Spain and Latin America it’s normal to make these carpets, but in Guatemala this tradition is especially rooted and its designs are therefore more spectacular. That expression that mixes art and faith has its origins around the 14th Century, as an evolution from another custom which consisted in covering the path of the parade with leaves, rosemary, green and blue flowers and petals of rose and carnation. The carpets are made of flowers, sand and dyed sawdust, but we can also find fruits, vegetables, candles or corn ears. It was also in Antigua we had the chance to eat corbatas (ties), traditional Easter food.

IMG_20170414_194939617
Corbata hecha de harina de trigo y aceite.

En definitiva, la Semana Santa en esta parte del mundo ha sido capaz de sobrevivir, mezclarse y evolucionar hasta crear una tradición bien arraigada. Además de las expresiones de pasión, arte o devoción, acá la Semana Santa tiene una parte oscura. Al parecer, para participar en una procesión has de pagar grandes cantidades de dinero (sobre todo en Antigua). Según por donde pase y por cuánto tiempo lleves el paso, pagarás más o menos. La Semana Santa se ha convertido, según palabras de guatemaltecos, en una manera de mostrarse, de pretender, de aparentar. Una forma más que tiene la oligarquía de demostrar su poderío, su capital y lo justos y bienaventurados que son. Así, encontramos en procesiones adolescentes y jóvenes con el móvil, hablando entre ellos, comiendo… ¿Dónde quedó la penitencia, la reflexión y la esencia de esta semana tan “importante” para los cristianos?

To sum up, Holy Week in this part of the world has been able to survive and evolve to create quite a rooted tradition. Besides the expressions of art, passion or devotion, Easter has a dark side here. Apparently, to take part in a procession, one has to pay a large sum of money (especially in Antigua). One pays more or less money depending on the time of carrying or the place the procession goes through. Holy Week has become, according to Guatemalan people, a way of showing off, just one more way for the oligarchy to demonstrate its power, capital and how fair and blessed they are. That is why we can find teenage and young guys who take part in the procession but spend the whole time looking at their phones, talking to one another, eating… Where did the penance, the reflection, the essence of such an “important” week for the Christians go?

DSC_0993~2
Me gustaría poder decir que fue más fácil reflexionar en el Lago Atitlán, pero es un hervidero de turistas.